¿Qué es y cómo afrontar el estrés?

Actualmente vivimos en una sociedad  en la que continuamente están cambiando aspectos de nuestra vida, conseguimos  trabajo, nos adaptamos a él, después cambiamos o perdemos dicho  trabajo y vuelta a empezar. Esto nos pasa con infinidad de cosas día a día, con la pareja, con la casa donde vivimos, o con cosas menos trascendentales como perder el autobús y tener que readaptar nuestro plan para poder llegar a casa.

El estrés es pues un mecanismo normal, adaptativo. No obstante, cuando estamos sometidos a condiciones estresantes de elevada intensidad y duración, es muy probable que se convierta en un problema, interfiriendo en nuestro desempeño, y transformándose, además, en un problema de salud, como por ejemplo: alteraciones psicofisiológicas  (sueño, alimentación, sexualidad); emocionales (ansiedad, depresión); neurovegetativas  (taquicardia, dolencias musculares, molestias digestivas); del rendimiento intelectual (concentración, memoria); debilitamiento del sistema inmunológico (mayor riesgo de infecciones), etc

Por ello se habla de dos tipos de estrés:

El estrés positivo o eustress, que se da cuando las exigencias del medio son adecuadas y asumibles por nuestras capacidades. Este estrés nos “pone las pilas” para la acción, digamos que activa al organismo para realizar las tareas que debemos llevar a cabo.

Por otro lado está el estrés negativo, que se da cuando los recursos o habilidades que tenemos no son suficientes para las exigencias que nos demanda nuestro entorno. Cuando esto sucede, se ponen en marcha la activación de nuestro cuerpo, pero al no poder llevar a cabo dicha demanda y por lo tanto no poder liberar esa actividad, provoca diversas reacciones, como las comentadas anteriormente.

En el estrés negativo se pueden observar tres etapas:

a.- Fase de reacción de alarma. 

Se liberan adrenalina y noradrenalina que  propician una reacción rápida e intensa del organismo: aumentan los latidos del corazón y el ritmo respiratorio, se elevan el nivel de azúcar en la sangre, se incrementan la transpiración, dilatan las pupilas, se altera el tono muscular y se hace más lenta la digestión. 

Es decir se ponen en marcha los sistemas defensivos, nuestro cuerpo se activa. Podemos decir que esta fase se caracteriza por la ansiedad.

b.- Fase  de resistencia.

En esta fase el cuerpo intenta “volver a la normalidad” poniendo en marcha los mecanismo de reajuste, para volver al estado de reposo. Pero si la situación estresante persiste, el cuerpo permanece en alerta y no puede restaurarse, entonces se pasa a la siguiente fase.

c.-Fase de agotamiento.

 Que acaba con las reservas adaptativas del organismo y altera su homeostasis pudiendo originar, en función  de la vulnerabilidad de cada persona, diferentes alteraciones y dolencias.  Estos trastornos generalmente afectan el sistema nervioso autónomo, al sistema neuroendocrino y al sistema inmunológico. La hipertensión, pérdida de memoria, fatiga, algunas jaquecas, tensión, irritabilidad, alteraciones en el sistema inmune, algunas enfermedades de la piel, depresión, ansiedad, son ejemplos de alteraciones que pueden estar relacionadas con el estrés.

PAUTAS PARA AFRONTAR EL ESTRÉS

  • Fíjese metas realistas tanto en la casa como en el trabajo. Evite el exceso de planes.
  • Haga ejercicio de manera regular.
  • Coma comidas bien balanceadas de forma regular 
  • Duerma lo suficiente, como mínimo 7 horas diarias. .
  • Practique técnicas de relajación.
  • Participe en actividades que le resulten agradables tales como eventos sociales, culturales o aficiones, diariamente al ser posible.
  • Dedique una hora al día para pensar en las preocupaciones o cosas que hacer, pero NO más.
  • Compartir nuestros sentimientos con nuestras personas de confianza.

Ángela María Jiménez López 

Gil-Monte, P. y Peiró, J.M. (1997). Desgaste Psíquico en el trabajo. El síndrome de quemarse. Madrid: Síntesis. 

Escamilla M, Rodríguez I, González G .El Estrés Como Amenaza y Como Reto: Un Análisis de su Relación 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *