LOS CELOS

 

Los celos son una emoción que surge cuando una persona percibe que algo que considera suyo se ve amenazado. Suelen ir acompañados de sensaciones intensas como la de abandono y rechazo, son experiencias internas que se viven de forma exagerada y dolorosa. Al igual que ocurre con la envidia, los celos tienen la necesidad de poseer.

 

“Si los celos son señales de amor, es como la calentura en el hombre enfermo, que el tenerla es señal de tener vida, pero vida enferma y mal dispuesta.”

-Miguel de Cervantes.-

 

LOS CELOS, ¿UNA MUESTRA DE AMOR?

Ésta emoción está asociada a relaciones de pareja, amigos, compañeros, familia…Pero aquí nos centraremos en los celos de pareja exclusivamente.

A menudo en las relaciones sentimentales tendemos a creer que para amar a alguien hay que ser celoso/a y posesivo/a, que es una forma de demostrar el amor que sentimos hacia el otro.  Pero, ¿es cierto esto?  ¿Cuánto más celosos somos, más amamos a la otra persona?, ¿si no sentimos celos, significa que no estamos realmente enamorados?

Debemos tenerlo claro, los celos no demuestran amor. Para buscar respuesta a todo esto, comenzamos haciendo una distinción entre dos tipos de celos, celos naturales o normales y celos enfermizos:

 

  • Los celos naturales son aquellos que se presentan repentinamente, que son desencadenados por una situación determinada y esporádica, es decir, suceden, pero no a menudo, y siempre tienen razón de ser (algunos argumentos más válidos que otros, pero al fin y al cabo siempre habrá un porqué). Si por ejemplo, siempre has confiado en tu pareja y un día descubres que se está viendo a escondidas con otra persona, digamos que tienes un motivo real para sentirte celoso/a, aunque nunca antes te hayas sentido así.

 

  • Los celos enfermizos u obsesión es el límite entre los celos y la enfermedad, entre cuidar lo que se ama y encadenar lo que se ama. La obsesión se caracteriza por aparecer sin motivos, la persona afectada suele pensar que su pareja le miente, imagina que está con otra persona o desea estar con otras personas antes que con él o ella sin que haya indicios de que esto esté ocurriendo o pueda ocurrir. Si por ejemplo tu pareja ha quedado con unos amigos/as y rápidamente saltan tus alarmas imaginando que te va a ser infiel sin que esto haya ocurrido antes, se activan las ideas irracionales previas: “si me quisiera, se quedaría conmigo en casa” y en consecuencia vienen Pensamientos Automáticos Negativos como “Seguro que hay alguien más”, “No me quiere”, “tiene un/a amante”.

Evidentemente estos celos son negativos, y hacen  que se destruya la relación o que se esté en constante tensión y no se disfrute de un amor sano.

 

 

IDENTIFIQUEMOS LOS CELOS…

El problema se acentúa cuando empezamos a asumir éstos pensamientos (por ambas partes) como algo normal, y sabiendo que nos hacen sentir mal, seguimos defendiendo estas ideas irracionales. Por ello puntualizamos aspectos a tener en cuenta para reconocerlos como algo negativo:

 

Tu pareja tiene celos enfermizos si…

  • Empieza a controlar tus movimientos con llamadas telefónicas repetidamente para saber dónde estás y cuándo llegas. Incluso si ya has explicado con anticipación dónde estarás.
  • Hay cada vez más disputas acerca de tu relación con tus amigos y familiares. Tu pareja quiere que compartas menos tiempo con ellos para estar los dos solos.
  • Tu pareja comenta y critica tu manera de vestir y tus gustos. Especialmente aquellos que son diferentes de los suyos.
  • Te revisa continuamente tu móvil u ordenador.
  • Tiene celos de tus compañeros de trabajo, jefes y sospecha de cualquier reunión laboral que tengas.
  • Los celos son el tema principal de cada conversación y rato juntos.
  • Desaprueban lo que te gusta.
  • Te hace chantaje emocional y juega con tus sentimientos “estoy así por tu culpa”.
  • Coquetea con otras personas para hacerte daño o llamar tu atención.
  • Te sigue.

 

¿QUÉ ESCONDEN LOS CELOS?

Inseguridad: La persona sufre una inmensa inseguridad de lo que ella es y de lo que posee. En algunos casos puede deberse a situaciones difíciles del pasado o modelos de educación, que han dejado una marca en su forma de ser. Este tipo de personas, no sólo son inseguros en su relación amorosa, también lo son en los diferentes espacios donde se desarrolla. Además, suelen ser temerosos y les cuesta tomar decisiones.

Baja autoestima: Por lo general el típico celoso siente que no es lo suficiente atractivo, inteligente, extrovertido, etc. para satisfacer a su pareja. Se sienten “menos” y por eso creen que su pareja está buscando en otras personas lo que ella no es. Si uno se ama a sí mismo, la comparación con los otros disminuye y cuando la competencia no existe, entonces, se es menos vulnerable a sentir celos.

Otros factores importantes que influyen en estas emociones son la influencia y aprendizaje. Desde el factor psicológico y educativo y como cualquier otra conducta, los celos se aprenden de los padres. Influye mucho en los hijos el trato de pareja que los padres muestran en casa. Las conductas de la sociedad también son muy influyentes en nosotros (la gente que nos rodea, los medios de comunicación audiovisuales, los libros, las películas…).

 

¿CÓMO HACER FRENTE A LOS CELOS?

El primer paso para superar los celos es tomar conciencia del malestar interior que surge en nosotros, reconocer ante uno mismo la realidad del sentimiento. Para poner un mayor orden en los sentimientos internos es posible ponerlos por escrito, conviene profundizar sobre qué insatisfacciones existen tras este sentimiento de celos que es un síntoma de que algo está fallando a nivel emocional.

Una vez que identifiquemos estas emociones, se recomienda intentar solucionarlas, para ello se sugiere pedir ayuda psicológica, así averiguar como hemos podido adquirir este comportamiento obsesivo, es decir, conocer la raíz del problema, y ponernos en marcha a superarlos trabajando sobre todo nuestra autoestima.

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *